Img 4750

Preparados para lo que venga.

Por imanrique | El 23/03/2022 | Comentarios (1)

Poco a poco vamos recuperando el pulso de la normalidad. Si bien en determinados aspectos ya lo habíamos conseguido, no ha sido hasta poder compartir la calle cuando hemos sido plenamente conscientes.

 

Los pasados Carnavales han sido el primer escalón de esta “reconquista” de la normalidad que, a nadie se le escapa, esperamos rematar el próximo mes de junio.

 

El tiempo ha acompañado y hemos podido disfrutar tanto de las coreografías como del sentido del humor que, pese a todo y, visto lo visto, no hemos perdido.

 

Y precisamente ahora que empezamos a ver la luz al final del túnel, -ahora que vamos recuperando la actividad económica, ahora que estamos centrados en cómo captar esos fondos europeos que necesitamos para una nueva movilidad, para hacer posible la transición energética,  para el medio ambiente, para desarrollar una mejor calidad de vida en definitiva-, ahora nos estalla una guerra, que aunque pueda parecer lejana -3161 km de Irún a Kiev- nos va a afectar de lleno.

 

 

La invasión rusa de Ucrania, es la agresión internacional más grave en suelo europeo 77 años después del fin de la II Guerra Mundial. 

Supone una crisis de gravísimas consecuencias de la que a buen seguro todos vamos a salir perdiendo y cuyo final aún no está escrito.

Europa no puede quedarse de brazos cruzados o mirar hacia otro lado. 

Estamos obligados a defendernos del ataque ruso con todos los medios a nuestro alcance, con una diplomacia firme respaldada por sanciones económicas  y, si es preciso, con la reserva final del uso de la fuerza.

 

Porque no nos engañemos, esta guerra va directamente contra el corazón de Europa, va contra los principios y los valores bajo los cuales ahora vivimos  y que, por una simple cuestión de edad, a algunos o a algunas les pueda parecer que siempre ha sido así.

 

Esta guerra viene a borrar de un plumazo la determinación, el sacrificio de tantas y tantas personas que mucho antes que nosotros no dudaron en darlo todo para que un día sus hijos o sus nietas vivieran en una sociedad con la libertad y la solidaridad enmarcadas en su frontispicio, capaz de buscar la prosperidad superando los demonios de la guerra.

 

No es momento para caer en la autocomplacencia, sabemos  que vivimos, que formamos parte de una sociedad que dista mucho de ser perfecta,  pero que también estamos convencidos de que solo la defensa del legado de libertad y solidaridad que recibimos, es el camino a seguir en Roma, París, Bruselas o aquí en Irún, por citar algún ejemplo.

 

Cueste lo que cueste.

 

Carnaval Guerra Rusia Ucrania Europa

Comentarios (1)

KevinEraby
https://www.vykupspb.ru/ - Выкуп автомобилей отечественных авто марки Bitter модели Kona, 1976 года выпуска, тип кузова пикап с объемом двигателя 1050 коробка передач робот в Питере.

Añadir un comentario