1625726800839

Miguel Ángel Blanco

Por imanrique | El 08/07/2021 | Comentarios (2)

Solo escuchar su nombre nos evoca un sinfín de emociones. Desde admiración y respeto, hasta rabia e indignación, valentía, libertad, asco y desprecio por sus asesinos, repulsa, condena… seguro que a cada cual nos despierta un sentimiento particular y especial el nombre de Miguel Ángel Blanco. 

Tenía 29 años y toda una vida por delante, con sus planes, sus ilusiones y preocupaciones, como cualquiera a su edad. Le encantaba la política y aportaba su granito de arena siendo concejal en su pueblo, en Ermua. 

En la fotografía, tomada en 1996, nadie podía imaginar la tragedia que se nos venía encima. Nadie excepto las mentes criminales de quienes planearon y llevaron a la práctica su secuestro y asesinato en aquellos terribles días de julio de 1997.

Tampoco podían imaginar sus asesinos la reacción de la sociedad ante tamaña salvajada, consecuencia de su macabra táctica de 'socializar el sufrimiento' y que iba a marcar el principio de su final.


Mab

'Obligados a recordar lo que nos dejamos por el camino, de quiénes recogimos el testigo y lo mucho que nos ha costado llegar hasta aquí'

 

La crueldad y la brutalidad mostrada propició que una inmensa mayoría hiciéramos piña y nos reafirmáramos más, si cabe,  en torno a unos valores que nos representan a todos. 

Por eso es importante la memoria. Ya sé que pueden parecer historias del ‘abuelo Cebolleta’, pero esto va mucho más allá, porque para valorar lo que ahora tenemos es preciso saber de dónde venimos. 

Porque es para mí motivo de inmenso orgullo haber formado parte de ese grupo de jóvenes ‘locos’ -como nos decían- que, cuando más negro estaba el panorama y con mucho que perder, decidieron poner pie en pared, tragarse el miedo y no retroceder un solo paso, por Miguel Ángel y por tantos otros.

Ahora se dice pronto, pero fácil no fue, la verdad.

Se me pone la piel de gallina, pero vivimos en una 'sociedad líquida' que nos obliga a explicar y a contar cómo fueron las cosas. Nos obliga a recordar lo que dejamos en el camino, de quiénes recogimos el testigo y lo mucho que nos ha costado llegar hasta aquí.

Por eso cada año, cada 12 de julio desde 1997, recordamos y honramos la memoria de Miguel Angel Blanco Garrido, como máxima expresión y símbolo de la dignidad de una sociedad a la que ETA pretendió pero no consiguió arrodillar.

DEP compañero.

 

Comentarios (2)

Mikel Lizarralde
  • 1. Mikel Lizarralde | 08/07/2021
En esa muerte se sumaban todas las aberraciones y salavajadas cometidas por unos salvajes. Imposible olvidar, imposible no amocionarse por lo vivido esos días.
imanrique
  • imanrique | 10/07/2021
Así es, Mikel. Gracias por tu comentario.

Añadir un comentario